Grandes bancos esperan optimistas que la Fed flexibilice norma de capitalización

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) analiza la posibilidad de ajustar la fórmula de cálculo de una reserva de capital obligatoria que el organismo impone a los grandes bancos internacionales que operan territorio norteamericano.

Si la Fed concreta este ajuste los bancos considerados como Instituciones Financieras de Importancia Sistémica (SIFIs, por sus siglas en inglés), de acuerdo con la clasificación de Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés), podrán ahorrar miles de millones de dólares por año, de acuerdo con una publicación de Reuters.

El banco central estadounidense impone a las entidades que forman parte de esta lista un aporte extra de capital como cobertura de riesgos patrimoniales y de mercado.

Durante años, estas entidades han señalado que este costo resulta excesivo, por lo que han solicitado reiteradamente una revisión que ahora la Fed está dispuesta a hacer. Esta «capa» o cobertura de capital se estableció en 2015 para aumentar su seguridad y solidez.

El grupo de bancos que deben aportar este excedente de capital incluye a marcas destacadas en el mercado financiero internacional como Wells Fargo, Bank of America, JP Morgan Chase, Citigroup, HSBC, Barclays, Goldman Sachs y Morgan Stanley, entre otros.

Revisión de indicadores

El trabajo que, según una nota original de Reuters, citada por Bolsamanía, «actualizar esos insumos o ´coeficientes´ reduciría las puntuaciones sistémicas de los bancos y el recargo de capital resultante. Las deliberaciones del banco central estadounidense están en curso, aunque desde ‘Reuters’ indican que todavía no se ha tomado ninguna decisión».

No obstante, este proceso deja en claro que «la batalla sobre las normas de capital está creando nuevas oportunidades para que los bancos presionen para obtener otras concesiones regulatorias que se han buscado durante mucho tiempo».

Precisamente los grandes bancos de EEUU serán protagonistas durante la temporada de resultados en medio de un listón muy alto y donde «cada vez es más difícil cumplir las expectativas».

Los analistas consideran que este es un triunfo para la industria financiera internacional, ya que resulta costoso operar en un mercado tan relevante como Estados Unidos y además la banca no está entre los sectores como mejores expectativas en el mercado de valores.

Se espera que las empresas financieras ocupen el séptimo lugar de los 11 sectores del S&P 500, con un crecimiento previsto de los beneficios del 4,2% en el segundo trimestre. Para el conjunto del S&P 500, la expectativa es que registre un crecimiento de los beneficios de más del doble de esa tasa, «un 8,8%, que se acelerará hasta alcanzar los dos dígitos a partir del cuarto trimestre», subraya Jean-Paul van Oudheusden, analista de mercados de eToro, según Bolsamanía.

Fuente: Banca y Negocios

Envíanos un mensaje