La OMC prevé que el volumen del comercio mundial de mercancías crezca un 3,0% este año (cifra inferior al 4,7% previsto anteriormente)

La Organización Mundial del Comercio (OMC) señaló este lunes que prevé ahora un crecimiento del volumen del comercio de mercancías del 3,0% en 2022 —inferior al previsto anteriormente, que era del 4,7%— y del 3,4% en 2023, pero estas estimaciones son más inciertas de lo habitual debido al carácter fluido del conflicto entre Rusia e Ucrania.

«La repercusión económica más inmediata de la crisis ha sido un acusado incremento de los precios de los productos básicos. A pesar de sus reducidas participaciones en el comercio y la producción mundiales, Rusia y Ucrania son proveedores clave de bienes esenciales, como alimentos, energía y abonos, cuyo suministro se ve actualmente amenazado por la guerra. Los envíos de cereales a través de puertos del mar Negro ya se han interrumpido, lo que podría tener consecuencias nefastas para la seguridad alimentaria de los países pobres«, dijeron.

Aunado al conflicto, la organización insiste en que no es el único factor que pesa sobre el comercio mundial en estos momentos. Los confinamientos impuestos en China para impedir la propagación de la COVID-19 están perturbando de nuevo el comercio marítimo en un momento en que las presiones de la cadena de suministro parecían estar atenuándose. Esto podría dar lugar a una nueva escasez de insumos manufactureros y a una mayor inflación.

«La guerra en Ucrania ha causado un inmenso sufrimiento humano, pero también ha perjudicado a la economía mundial en un momento crítico. Su repercusión se dejará sentir en todo el mundo, especialmente en los países de ingreso bajo, en los que los alimentos representan una gran parte del gasto de los hogares«, dijo la Directora General Ngozi Okonjo-Iweala. «Como resultado de la reducción de los suministros de alimentos y de la subida de los precios de los mismos, los pobres del mundo podrían verse obligados a prescindir de ellos. No se debe permitir que eso ocurra. No es el momento de encerrarnos en nosotros mismos. En una crisis se necesita más comercio para asegurar un acceso estable y equitativo a los artículos de primera necesidad. La restricción del comercio amenazará el bienestar de familias y empresas y dificultará la tarea de forjar una recuperación económica duradera de la COVID‑19«, añadió la Directora General.

Las estimaciones actuales basadas en el Modelo de Comercio Mundial de la OMC reflejan:

1) la repercusión directa de la guerra en Ucrania, con inclusión de la destrucción de infraestructura y el aumento de los costos del comercio;

2) la repercusión de las sanciones impuestas a Rusia, incluido el bloqueo de los bancos rusos del sistema de pagos SWIFT; y

3) la reducción de la demanda agregada en el resto del mundo debida a la disminución de la confianza de las empresas y los consumidores y al aumento de la incertidumbre.

Con arreglo a esos supuestos, se prevé que el PIB mundial a tipos de cambio de mercado aumente un 2,8% en 2022, lo que representa una disminución de 1,3 puntos porcentuales con respecto a las previsiones anteriores, que era del 4,1%. El crecimiento repuntaría hasta alcanzar el 3,2% en 2023, cifra próxima a la tasa media del 3,0% registrada en el período comprendido entre 2010 y 2019. Se prevé que la producción de la región de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) —que excluye a Ucrania— disminuya considerablemente, un 7,9%, y que esto dé lugar a una contracción de las importaciones de la región del 12,0%.

Exportaciones e importaciones de mercancías por regiones

Según las previsiones, el crecimiento del volumen de las exportaciones en 2022 será del 3,4% en América del Norte, el -0,3% en América del Sur, el 2,9% en Europa, el 4,9% en la CEI, el 1,4% en África, el 11,0% en Oriente Medio y el 2,0% en Asia. Asimismo, el crecimiento de las importaciones será del 3,9% en América del Norte, el 4,8% en América del Sur, el 3,7% en Europa, el -12,0% en la CEI, el 2,5% en África, el 11,7% en Oriente Medio y el 2,0% en Asia. En cuanto a los PMA, los volúmenes de exportación e importación aumentarían en 2022 un 3,5% y un 6,6%, respectivamente.

En el caso de todas las regiones, con excepción de Oriente Medio, las previsiones para 2023 se han revisado a la baja. Los costos del comercio aumentarían a corto plazo como consecuencia de las sanciones, las restricciones a la exportación, los costos de la energía y las perturbaciones del transporte causadas por la COVID-19.

Fuente: Finanzas Digital

Envíanos un mensaje